Atención: Todas las obras del blog "ME ENCANTA SER YO" están protegidas por la propiedad artística de Noris Capin.
#NOR-172545 ®.

domingo, 5 de marzo de 2017

La vida en el tiempo

Obra de Noris Capin
 
La vida en el tiempo

—Todavía estará entre ustedes la luz, pero solamente por un poco de tiempo. Anden, pues, mientras tienen esta luz, para que no les sorprenda la oscuridad; porque el que anda en oscuridad, no sabe por dónde va. 
                                                                                                                                      Juan 12:35
 
No sabemos cómo manejar el tiempo que Dios nos ha otorgado, no percibimos la vida desde la semilla, desde el fondo de la edificación de nuestra existencia.  No dominamos las horas ni los días porque creemos que el tiempo es tan solo tiempo, algo que se nos ha dado por lealtad o como un premio.  La vida, amigos, está abierta delante de nosotros para apreciarla de tal manera, que, como un tesoro incalculable, la debemos de cuidar con esmero.
La vida se profundiza más dentro de nosotros dentro del período que nos consume;  las horas y los minutos se pierden sin darnos cuenta que íntimamente, los lapsos y los instantes que vivimos se convierten en bendición. Si somos capaces de ver y sentir que todo en la vida existe gracias a la misericordia de Dios, encontraremos que todo tiene un propósito en la vida. 
No obstante, existe algo más que se siente cada día cuando encontramos que los días y las noches son capítulos sin fragmentar, hojas limpias del calendario nuestro, como un nuevo comenzar diario que nos anima y nos enriquece.
No imaginamos la grandeza de cada día cuando estamos atravesando por momentos de incertidumbre, y no presenciamos la armonía de cada cosecha, de cada esfuerzo de nuestro espíritu, de cada voluntad y fervor dado a cada instante.  No observamos que en cada situación hay una razón, una entrega, un respeto y consideración porque podemos respirar todos los día. Demos gracias a Dios por eso.
Mas el tiempo en que vivimos y estamos, no es más que una ofrenda, un regalo o un aguinaldo como añadidura y no un homenaje o galardón.  La vida hay que salvarla las veinticuatro horas al día, la tenemos que arrullar como se  acaricia a un niño, lleno de gracia, lleno de inocencia pura.  Así de puros debemos caminar la vida y abrazar el tiempo que nos dona Dios sin espavientos ni atrevimientos modernistas sino con admiración y reverencia, con  cortesía, con la veneración que nos empuja a hacer el bien pase lo que pase.
El tiempo puede ser el rival del hombre o el compinche fiel que nos acompaña por muchos años. Es cierto que el reloj nos depara sorpresas y adversidades, pero en realidad el tiempo es la recompensa y la aureola que nos dejó escaparnos de la nada hacia todo lo infinito, quiero decir, que salimos del vientre maternal para abrirnos a un mundo de posibilidades e imposibilidades. 
El exceso de actividades nos alejan y nos esterilizan, nos dividen de tantas cosas, nos desunen del verdadero sentido de la vida y, muchas veces, nos detienen y nos paralizan abrumándonos de tal manera que se hace insostenible balancear cada paso y cada día. 
Es importante señalar que el tiempo que nos regala Dios hay que aprovecharlo, no viviendo de modo arriesgado o a lo loco sino más bien viviendo con moderación, haciendo decisiones correctas, valorando el cuerpo, tomando medidas sabias en todo momento. El Señor nos ha donado el tiempo para que honremos la vida de una manera agradecida y ferviente, sana y fructífera.
Estamos viviendo los peores días de nuestra existencia, los más insensatos y desacertados. Pensemos pues cómo podemos consolidar el tiempo y la vida colocando a Dios como una antorcha encendida delante de nuestros ojos ciegos e ignorantes.  Demos las gracias a Dios por la vida.
Amén, Amén.
Dice la Palabra de Dios en Efesios 5:15-16: Por lo tanto, cuiden mucho su comportamiento. No vivan neciamente, sino con sabiduría. Aprovechen bien este momento decisivo, porque los días son malos.

 
Columna de En USA News
de Noris Capin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Del blog Me encanta ser yo, gracias por su visita